Blog

22
May

¿Qué son los ETFs? y ¿Cómo se verán afectados por la Crisis?

Dicen que los ETFs son más seguros que las acciones.

Pero, ¿Qué es un ETF? ¿Cuál es su parecido con las acciones?

Muchas otras incógnitas si aún no tienes mucho bagaje en el mundo bursátil.

O quizás, estas del otro lado con un porcentaje de tu Portafolio invertido en ETFs

¿Qué tan protegido se encuentra mi capital si todo está en crisis?

Veamos Cómo funciona este instrumento de inversión…

Empecemos por decir que ETF es un acrónimo en Ingles que significa Exchange-Traded Funds. No son más que fondos de inversión que invierten en una amplia variedad de clases de activos e instrumentos financieros que en ocasiones resultan difícilmente accesibles a los inversores, especialmente a los minoristas, como es el caso de los índices, las materias primas y los mercados emergentes.

Se trata de un patrimonio común, perteneciente a una pluralidad de inversores, llamados

partícipes, donde los rendimientos individuales se establecen en función de los resultados colectivos.

Los ETFs corresponden a la categoría de los fondos indexados, es decir, aquellos cuya política de inversión es la de replicar la composición y el comportamiento del índice que tomen de referencia.

Para los inversores más conservadores los ETFs son una excelente opción porque combinan la flexibilidad y la conveniencia de negociar acciones individuales con la diversificación ofrecida por fondos indexados o fondos mutuos administrados profesionalmente y de alto precio.

Los ETFs gozan de bondades como: Accesibilidad porque suelen tener importes mínimos de inversión, por lo que es posible acceder a ellos con pequeñas cantidades de dinero.

La ya conocida Diversificación evitando la concentración y tratando de gestionar, en cierta medida, el riesgo global de la inversión. De este modo, los ETFs ofrecen la posibilidad de participar en la evolución de los principales mercados sin necesidad de invertir en todos y cada uno de los valores que integran los índices de referencia.

Liquidez. El inversor puede invertir y desinvertir en cualquier momento durante el horario de negociación bursátil, incluso varias veces al día.

Y por última pero no menos importante y además muy atractiva: paga Dividendos. Al margen de la eventual rentabilidad obtenida por el aumento del precio del ETF, los partícipes cuentan con la posibilidad de recibir dividendos (prácticamente inexistente en los fondos tradicionales). Con carácter periódico (anual, semestral…) el fondo cotizado podrá retribuir a los inversores con los dividendos distribuidos por las sociedades que componen el índice de referencia. Sobre todo, esto es habitual en el caso de los ETFs que siguen índices de renta variable.

No creas que no tienes riesgo invirtiendo en ellos. Como cualquier otro producto de inversión, la inversión en ETFs incorpora un riesgo, consecuencia principalmente de la evolución de los mercados a los que se ha expuesto.

A pesar de ser un poco más seguro invertir en ellos, no escapan a las repercusiones que pueda tener la crisis del COVID-19 sobre las diferentes empresas que lo conformen. En los Estados Unidos se están estudiando las posibles consecuencias derivadas den la tasa sin precedentes de expansión que tuvo el balance de la Reserva Federal.

Entonces, el debate está entre ¿Qué prevalecerá una vez que se asiente el polvo pandémico: un entorno deflacionario o inflacionario?

Depende del destino que los diferentes actores de la economía les hayan dado a los fondos girados por el gobierno a través de los alivios económicos será la respuesta a esta pregunta; si a «deuda productiva», es decir, deuda que conduce al crecimiento de la productividad, o «deuda improductiva», que es la deuda que solo conduce a pagos futuro del servicio de la deuda, pero no al crecimiento.

Esto es lo que habrá que considerar y es lo que nos dará un indicio de cómo serán los desempeños de las diferentes empresas y sectores y por ende sus resultados que veremos reflejados en nuestras inversiones.

Si bien la oferta monetaria ha aumentado drásticamente desde el inicio de la crisis económica inducida por la pandemia, la velocidad del dinero en realidad ha disminuido durante este período.

Para comprender esta distinción en términos prácticos, piense en una empresa que pide dinero prestado para construir una nueva fábrica o abrir una nueva oficina. La suposición razonable es que los ingresos adicionales generados por la expansión del negocio conducirán a un crecimiento que supere los costos de pagar la deuda. Este tipo de préstamos es «productivo», ya que conduce a un crecimiento futuro y, en circunstancias normales, a un nivel saludable de inflación.

Ahora considere el mismo negocio que pide dinero prestado no para construir una nueva

fábrica o abrir una nueva oficina, sino para mantener a flote su nivel actual deoperaciones y personal. En lugar de un aumento en la productividad, este préstamo es «improductivo» ya que el negocio ahora necesitará desviar más de sus ganancias actuales para pagar la deuda en el futuro en lugar de expandir las operaciones.

Hago referencia a deuda porque el dinero que está imprimiendo el Estado para “ayudar

o auxiliar la economía” no es gratis y en algún momento habrá que pagarlo.

Creo que al tener a su favor la diversificación los ETFs no saldrán muy golpeados porque

si bien unos sectores están siendo afectados negativamente como el del petróleo otros

han salido muy bien librados como los de tecnología, lo que equilibra la balanza. Sin embargo, como siempre les digo “esto pasará” y nuestras inversiones en la bolsa son a largo plazo. La paciencia siempre nos trae recompensas en el ámbito bursátil. Revisa la composición que tienen los diferentes ETFs e invierte de manera diversificada en ellos lo que ayudará aún más a proteger tu capital. Capacítate, fórmate y aumenta tu conocimiento en esta materia para que tengas inversiones rentables y estés cada día más cerca del Éxito,

Nos Vemos en la Cima!!!

José Vergara

0

Deja una respuesta