Blog

24
Jul

¿Qué es Rebalancear el Portafolio?

Sabías que tu portafolio de inversión necesita de Mantenimiento y que ese mantenimiento se llama

Rebalanceo

Pero,

¿En qué consiste?

¿Con base en qué se hace?

Veamos…

El rebalanceo es un proceso por medio del cual la estructura de un portafolio se ajusta a la asignación de activos óptima y original de acuerdo con el perfil del inversor, y de la cual se ha alejado de manera natural por los movimientos de los mercados. En otras palabras, consiste en realinear tu cartera de nuevo a su asset allocation inicial después de que por el devenir de los mercados haya sufrido variaciones.

La razón principal para reequilibrar un portafolio de inversiones no es hacer más dinero, es para controlar la exposición al riesgo. Además, nos da disciplina y nos permite optimizar el rendimiento del portafolio en el largo plazo.

Recordemos que a través del perfil de inversión se puede obtener una idea clara sobre el horizonte de la inversión, la aversión al riesgo y los objetivos financieros de cada inversionista. Información indispensable para armar de manera más objetiva la estructura de activos de su portafolio. Sin embargo, la relación general más importante que debe buscarse es la proporción entre renta variable (acciones) y renta fija (bonos).

Imagine que la distribución correcta en función a su perfil como inversionista (a partir del horizonte de inversión, aversión al riesgo y objetivos de retornos) es 60% de acciones (para crecimiento patrimonial) y 40% en bonos (para el ingreso y la estabilidad). Si nunca reequilibra, a largo plazo un mayor retorno hará que su cartera sea cada vez más arriesgada.

Siendo el rebalanceo una parte importante de la inversión a largo plazo debe hacerse mínimo una vez al año. Para casos en los cuales las personas invierten una cantidad fija cada mes, las nuevas contribuciones pueden asignarse de tal manera que nos ayuden a mantener la asignación de activos original. A esta operación es a la que se le llama rebalanceo del portafolio mediante la compra de más (unidades) de un tipo de activo. Por ejemplo, si tienes demasiado en acciones y no suficiente en bonos. Podrías dirigir dinero adicional a tus inversiones en bonos para recuperar tu cartera.

También puedes re-balancear tu portafolio Moviendo dinero de un tipo de activo a otro. Es decir, vender posiciones para mover algo de dinero de tú cartera de acciones a tú cartera de bonos. Esto realineará la cartera inmediatamente con tú objetivo.

Tenga en cuenta que, si invierte en una cuenta sujeta a impuestos, la venta de inversiones que han ganado valor probablemente significará que deberá pagar impuestos por ello.

Para la mayoría de los inversores jóvenes a largo plazo, el reequilibrio una vez al año debería ser suficiente. Si solo se habla de cuentas de jubilación, realmente no importa cuándo reequilibra. La temporada de impuestos es un momento tan bueno como cualquier otro, especialmente si realiza contribuciones de IRA antes de la fecha límite del 15 de abril.

Sin embargo, si posee cuentas de inversión imponibles (no jubilatorias), es una buena idea reequilibrar antes del final del año calendario para aprovechar la recolección de pérdidas fiscales. Sin entrar en detalles aquí, puede reducir su factura de impuestos cuando venda inversiones perdedoras antes de fin de año. Si necesita vender una inversión para reequilibrar su cartera y ha perdido dinero desde que la compró, puede obtener un bono al cosechar la pérdida por razones impositivas.

Hay tres pasos a seguir para reequilibrar la cartera:

  1. Revise su asignación de activos ideal. La combinación correcta de acciones, bonos y otras clases de activos es una decisión personal. Existen pautas que pueden ayudarlo a determinar la asignación de activos, incluida una regla muy simple que hablamos en el blog anterior, la regla del 110 para llegar al porcentaje de renta variable. Por ejemplo, una persona de 30 años debe poseer el 80 por ciento de su portafolio en acciones. Elegir la asignación de activos adecuada implica sopesar no solo cuánto tiempo tiene para invertir, sino, quizás lo más importante, su tolerancia al riesgo.
  2. Determine la asignación actual de su cartera. Una vez que conozca su asignación de activos ideal, es hora de averiguar dónde se encuentran actualmente sus inversiones. La mayoría de las cuentas de inversión incluirán esta información como parte de su tablero en línea.
  3. Compre y venda acciones para reequilibrar su cartera. Básicamente, para alinear su asignación de activos con su ideal, deberá vender las inversiones que están sobre ponderadas en los activos que desea reducir y comprar inversiones en las clases de activos que desea aumentar.

El peligro de no reequilibrar

Puede ser difícil convencerse de reequilibrar. La venta de acciones «ganadoras» probablemente va en contra de sus instintos. Pero refleja una de las destilaciones más simples de la sabiduría de inversión: «Compre barato, venda caro». Si no reequilibra, terminará con una combinación de activos que no coincide con su tolerancia al riesgo.

Para resumir, tener una asignación de acciones mayor a la planificada puede parecer inofensivo cuando los precios de las acciones suben. Pero ninguna recuperación del mercado dura para siempre, y cuando cambie la marea, estará sobreexpuesto a la caída. Por eso, sea disciplinado con sus inversiones y recuerde que la paciencia y el tiempo son fundamentales en las inversiones. Edúcate y Libérate…

Si te gusto el artículo, dale «me gusta», comparte, comenta y porque no, debate tus opiniones en el cuadro de comentarios.

Nos Vemos en la Cima!!!

José Vergara

0

Deja una respuesta