Blog

5
Feb

Ciclo Económico

Durante el excepcional año pasado y aun lo que va de este, hemos visto a un mercado alcista. Haciendo nuevos altos históricos muy a pesar de las condiciones de salud, de trabajo y de vida que pudieran habernos hecho pensar que sería de otro modo.

Nadie sabe con certeza si el mercado seguirá subiendo o durante cuánto tiempo; sin embargo, Barry Ritholtz quien es un autor estadounidense, columnista de periódicos, blogger, analista de renta variable, CEO de Ritholtz Wealth Management y comentarista invitado en Bloomberg Televisión, asegura que “conocer un poco la historia del mercado puede ayudarnos a aliviar la ansiedad”,

Ritholtz dice que haber vivido lo suficiente para ver varios ciclos de mercado completos e identificar los patrones que emergen de él, le ha permitido observar cómo los inversionistas pasan de la negación y la incredulidad al desgano y aceptación en la medida que las acciones pasan de ser demasiado baratas a estar mucho más allá del valor razonable. Por lo cual, nunca tomaron acción para tener posiciones en ellas perdiendo así, una oportunidad de hacer dinero mientras se intensifica el frenesí especulativo.

Luego cuando llega el tan esperado retroceso, la mayoría de los inversionistas están demasiado aterrorizados para comprar. Y en cambio en muchos casos, duplican sus apuestas bajistas, perdiendo una oportunidad de compra generacional.

Entonces, para aquellos de ustedes que pueden estar preocupados por lo que sucede en los mercados, las siguientes observaciones expresadas por Ritholtz podrían serle útiles.

1. Comience con la rotación. No, no es la rotación obvia que se está produciendo actualmente desde las grandes empresas de crecimiento de capitalización de mercado hacia el valor de pequeña capitalización, o desde las acciones estadounidenses hacia los mercados desarrollados fuera de los Estados Unidos y los mercados emergentes. Más bien, se trata simplemente de retirar algunas fichas de la mesa para volver a distribuirlas en otro lugar.

Esta rotación en la década de 1990 fue sacar el efectivo de la venta de acciones de empresas como EMC, Dell, Cisco, Qualcomm y Yahoo. Esas ganancias fueron reasignadas a otros activos, siendo el más memorable el de bienes raíces. Estos inversionistas simplemente vendieron acciones enormemente apreciadas para asegurar un porcentaje de ganancias. Si tiene grandes ganancias, considere lo que podría significar algo similar para usted.

2. Invertir para el próximo ciclo: ¿Puede imaginarse la fortaleza que fue necesaria para realizar compras de acciones en la década de 1970? Las acciones no solo no llegaron a ninguna parte cuando se midieron desde el comienzo de la década hasta el final, sino que también perdieron activamente valor “real” debido a la inflación. Una vez que llegó el mercado alcista de la década de 1980, estas participaciones despegaron y se recuperaron. Aquellos que hicieron compras terriblemente cronometradas en la década de 1970 resultaron bastante brillantes 20 años después.

Suponiendo que le falten más de 10 años para jubilarse, ¿cómo se siente al saber que algunas de sus compras podrían quedar bajo el agua durante los próximos 5 a 15 años? Si se siente cómodo con un largo período de retención de retornos planos o negativos, entonces tranquilo, no pasa nada. Eso es especialmente cierto si continúa trabajando y comprando mientras el costo en dólares promedia las compras en cualquier recesión que pueda encontrar el mercado.

Ritholtz dice estar positivo sobre la renta variable en este momento, pero una corrección de cierta profundidad en 2021 no debería sorprender.

3. No tema a los impuestos sobre las ganancias de capital: Recuerde que la única manera segura de nunca pagar impuestos sobre las ganancias de capital es asegurarse de que nunca tenga ganancias de capital.

Entonces, ¿Cuándo es un buen momento para pagar impuestos sobre las ganancias de capital? Más allá de las ganancias inesperadas, considere:

a) En cualquier momento en que pueda igualar las ganancias con las pérdidas: Se le gravan las ganancias netas y las pérdidas se trasladan.

b) Si planea mudarse a un país o área con diferentes políticas impositivas: ¿Cómo sería esto? Digamos que planea mudarse a Nueva York. New York tiene una tasa marginal alta por lo que tiene sentido vender acciones apreciadas antes de mudarse. Por el contrario, vale la pena aplazar esas ventas si se muda a un estado con impuestos sobre la renta estatales bajos o nulos, como Florida o Texas, hasta que complete la reubicación.

Tal vez el mercado alcance su punto máximo aquí, o tal vez dure otros tres a siete años. ¿Quién lo sabe? De todos modos, vale la pena considerar este punto de vista sin importar lo que depare el futuro. Pero, cualquiera que sea tu próximo paso hacerlo desde el conocimiento, no desde el impulso o la emoción. Recuerda que la única forma de hacerlo de esta manera es estudiando y aprendiendo para aplicar. Por eso te digo ¡Edúcate y Libérate!

Ahora te pregunto,

  1. ¿Qué opinas del criterio de Ritholtz?
  2. ¿Harías rotación? ¿Hacia cuál activo harías la rotación?
  3. ¿Le temes a los impuestos por tus ganancias de capital?

Comparte con nosotros tus opiniones y respuestas en la caja de comentarios. Te invito a darle «me gusta», comentar y compartir el artículo con quien pueda serle útil. Te auguro Éxito,

¡¡¡Nos Vemos en la Cima!!!

José Vergara

0

Deja una respuesta